Una estrella que no debería estar ahí

Una estrella que no debería estar ahí

El león, la constelación de Leo, estaba a punto de ponerse por el horizonte marino. En el centro de ella divisé lo que parecía ser una estrella. Empecé a observarla y cambiaba de brillo. Estaba estática pero su tamaño iba aumentando. Llegó a sobrepasar la luminosidad de la estrella Régulo, de la que se encontraba muy cerca. Sin embargo, en cuánto a posición se encontraba quieta. Qué extraño. No podía averiguar qué podía ser aquello. Satélite artificial no podía ser. Estrella fugaz tampoco. Un planeta, no. Sabía qué posiciones tenían en aquello época del año. Quizás un avión que viniera de frente hacia mí. Sí, quizás fuera eso. Pero por su manera de brillar me tenía que haber pasado por encima de mi cabeza. Pero no. Allí permanecía. ¿Una supernova quizás? No sabía.


PRÓXIMAMENTE. ‘El andaluz que viajó a las estrellas’. Nueva novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.